Grúas de piscina, facilidades para disfrutar

Grúas de Piscina

1 ít.

por página
Fijar Dirección Descendente

1 ít.

por página
Fijar Dirección Descendente

La grúa de piscina eléctrica ofrece la oportunidad de disfrutar de un maravilloso baño a personas con poca o nula movilidad, además de la rehabilitación y la mejora del tono muscular que este ejercicio supone. Su sistema de elevación permite recoger a una persona desde el suelo y sumergirla en el agua bien sea con un arnés de camilla o de silla.

La grúa de piscina eléctrica es uno de los productos de uso muy sencillo para realizar transferencias a la piscina de personas con poca movilidad gracias a sus diferentes arneses.

Para asegurar la grúa de piscina al suelo es necesario instalar de inicio una base empotrable o atornillable. A partir de ahí la grúa de piscina se monta y se desmonta con facilidad. La grúa dispone de dos tipos de arneses, de camilla y de silla.

La grúa de piscina eléctrica soporta un peso máximo de 185 kg y está disponible con dos modelos de arneses, con arnés para camilla; donde el usuario va tumbado como en una cama o con arnés para silla donde el usuario va sentado en una silla apta para piscina.

Las reducidas dimensiones de la grúa permiten realizar la transferencia de la persona desde la silla de ruedas al agua, con gran estabilidad y fácil manejo.

Al ser una grúa desmontable, en caso de disponer de varias bases de grúa instaladas en la piscina, es posible acceder a la piscina desde diferentes puntos de acceso. Además, una vez da inicio el verano o finaliza el periodo estival, puede instalarse o guardarse cómodamente.

Las grúas de piscina o ascensor son muy comunes en comunidades de propietarios, hoteles y residencias que dispongan de piscina, ya que contribuye en los ejercicios de rehabilitación de estos pacientes.

En el caso de que la grúa se instale con la base atornillada, la distancia de la base al borde de la piscina es de 15 cm. El brazo elevador de la grúa llega a una altura mínima de 141 cm y un máximo de 210 cm. La profundidad máxima que alcanza la grúa desde el borde de la piscina hasta el arnés de la camilla es de 40 cm, mientras que en el caso de la silla es de 120 cm.

La base de la grúa de piscina que va empotrada tiene una distancia entre la base y la piscina de 50 cm, la altura mínima del brazo elevador es de 120 cm y la máxima de 189 cm. La profundidad máxima desde el borde de la piscina hasta el arnés de la grúa que sujeta la camilla es de 27 cm, mientras que en el caso de la silla es de 110 cm.

La instalación de las grúas eléctricas dependerá del tipo de suelo y de las necesidades del lugar donde se quiera instalar. Si necesita más información, en nuestra web podrá ver las características de las grúas eléctricas de piscina.

La estructura metálica de las grúas eléctricas es de acero inoxidable recubierta exteriormente por nylon asegurando una protección adicional contra la oxidación y con correas de Polipropileno.

Las grúas de piscina incluyen empuñaduras ergonómicas, así como unos rodamientos de alta calidad que permiten realizar un radio de giro de 360º.

Los sistemas eléctricos de las grúas para piscina están protegidos eléctricamente según los protocolos estandarizados IP65 e IP66 lo que permite accionar la grúa cuando dispone de carga en caso de haber un fallo eléctrico.

Dispone de una pantalla LCD que nos indica la carga de las baterías e incluye un botón de paro de emergencia para desconectar la caja de control de cualquier movimiento producido de forma eléctrica. Además, su uso es tan sencillo como doble pulsación para subir y bajar el brazo elevador.

Existe otro tipo de sistema de acceso a la piscina como es el ascensor. Para el uso del ascensor que permite el acceso a la piscina es necesario cierto tono muscular tanto para mantenerse en posición correcta en la silla durante el descenso y ascenso como para lugar poder realizar el descenso desde la silla y nadar, así como el acceso a la silla de nuevo.

Como accesorios opcionales a las grúas eléctricas de piscina están los cargadores externos para las baterías.

Existen distintos modelos de grúas para pacientes encamados dependiendo de cada usuario y las necesidades específicas de cada uno. Las grúas bariátricas por ejemplo, grúas para personas obesas, o las grúas de bipedestación o grúas cambia pañales como la grúa de bipedestación Way Up, para personas con cierto tono muscular que pueden sujetarse por sí solas con una pequeña ayuda. Por el contrario, las grúas domiciliarias, las grúas para personas mayores perfectas para la ducha y aseo de personas con nula movilidad. Todas ellas equipadas con el mejor arnés para grúas de minusválidos.

Recuerde que en independi.es somos expertos en ortopedia y ayudas técnicas y rehabilitación. Además de grúas para enfermos, disponemos de un gran abanico de productos y accesorios para las personas dependientes como sillas de ruedas eléctricas, sillas de ruedas manuales, sillas para ducha, asideros y ayudas para ducha y baño, andadores con ruedas y sin ruedas, scooters de varias ruedas, sillas y sillones adaptados y muchos productos más.