¿Qué es la tensión ocular y cuáles son sus síntomas?

person Publicado por: Independi list En: Salud En: comment Comentario: 0 favorite Vista: 9

La tensión ocular es un mal que ataca los ojos y aparece principalmente por estrés. 

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sufrido tensión ocular, o posiblemente se presentará durante el transcurso de la vida.

En muchas ocasiones debido a que presenta síntomas mínimos no somos conscientes y la ignoramos de forma irresponsable.

Pero, ¿qué es la tensión ocular? La tensión ocular es un mal que ataca los ojos y aparece principalmente por estrés. Pero no solo está relacionado con el estrés si no también con otros factores que os vamos a explicar a continuación.

Si crees que puedes sufrir tensión ocular y quieres saber más sobre esta patología sigue leyendo porque este artículo te interesa. Aprovechamos para explicarte qué es la tensión ocular y todo lo relacionado con ella. 

Cómo se produce la tensión ocular

La tensión ocular se produce cuando el humor acuoso (líquido incoloro que se encuentra entre las cámaras anterior y posterior del ojo) se ve afectado.

Cuando sus niveles aumentan mucho con relación a los parámetros normales significa que la presión dentro del ojo es más alta de lo normal. Cuando hablamos de parámetros normales es que no debe ser igual o superior de 21 mm Hg.

Los líquidos que tenemos dentro del ojo pueden aumentar y causar un gran estrago en nuestros nervios sensibles. Algo que puede generar un riesgo excepcional de padecer un daño permanente.

Peligros de la tensión ocular alta

Si no se trata, la presión ocular elevada puede causar glaucoma y la pérdida permanente de la visión en algunas personas.

Sin embargo, es probable que algunas personas tengan hipertensión ocular y no desarrollen ningún daño en sus ojos o visión.

Para saber si sufres de tensión ocular, es importante acudir a un especialista que te pueda medir la tensión ocular. 

Causas de la tensión ocular

La tensión muscular está causada por un mal funcionamiento del sistema de drenaje del humor acuoso, que baña y nutre las estructuras oculares.

Cuando el humor acuoso no fluye correctamente, se rompe el equilibrio entre el líquido que se produce en el interior del ojo y el líquido que va saliendo de él. Esto deriva en un aumento de la presión intraocular.

A pesar de que cualquier persona puede padecer hipertensión ocular, hay determinados colectivos que son más propensos a sufrirla y desarrollar por tanto glaucoma como, por ejemplo:

  • Personas con antecedentes familiares de hipertensión ocular o glaucoma.
  • Mayores de 60 años.
  • Personas con diabetes.
  • Personas con miopía o hipermétropes altos.
  • Pacientes con determinados traumatismos o enfermedades oculares.
  • Pacientes con un ángulo ocular estrecho.

Síntomas de la tensión ocular alta

Muchos síntomas de una presión intraocular alta no aparecen hasta que surgen problemas más serios, por lo que es importante detectarlos desde el primer momento y hacerse una revisión visual periódicamente. Así evitaremos que aparezca la hipertensión ocular. 

Los principales síntomas de una presión ocular alta son:

  • Dolor severo de ojos y de cabeza
  • Pérdida gradual de visión, en ambos ojos.
  • Enrojecimiento de los ojos y visión borrosa.
  • Náuseas y vómitos debido al dolor. 

Remedios para la tensión ocular alta

Al igual que hacemos ejercicios de memoria para evitar su detrimento al envejecer, lo mismo debemos hacer con el sentido de la vista adoptando ciertos hábitos.  

A continuación te recomendamos 5 cosas que podemos hacer a diario para prevenir la presión ocular. Entre ellas:

Gestionar el estrés

Como ya hemos comentado, el estrés es una de las posibles causas del aumento de la tensión ocular. Para eliminar o mitigar el estrés podemos realizar actividades que nos ayuden a relajarnos y olvidarnos de las preocupaciones diarias.

Hay varias actividades que pueden minimizar este impacto negativo del estrés sobre nuestros ojos como, por ejemplo, el yoga, el tai-chi, practicar manualidades y actividades artísticas, la meditación, entre otros. 

Llevar una dieta equilibrada

El sobrepeso es perjudicial para nuestro sistema cardiovascular, algo que incide negativamente en la tensión ocular. 

Por lo que conviene ser muy cuidadosos con nuestra dieta adoptando una alimentación equilibrada y sana. 

Entre algunas recomendaciones básicas, limitar el consumo de grasas saturadas y carbohidratos refinados, beber suficiente agua e ingerir suficientes vegetales y proteínas pueden ayudar a llevar una alimentación más sana, y por tanto, evitar la tensión ocular.

Controlar la exposición de los ojos al efecto de las pantallas

Este punto, actualmente, sabemos que es muy difícil de cumplir ya que nuestros trabajos, sistema de comunicación y hábitos de ocio se basan muchas veces en ordenadores, tablets y smartphones.

Pero debemos reducir su impacto en nuestros ojos tratando de limitar su uso y establecer periodos de descanso. 

Hacer ejercicios visuales

Ejercicios como pequeños masajes, parpadeos voluntarios o fijar la vista sobre algún punto son hábitos que ayudan a prevenir la fatiga visual y sus problemas asociados.

No obstante, si estos remedios no logran reducir la presión ocular, es recomendable acudir a un especialista para que nos recomiende un tratamiento eficaz.

Comentarios

Sin comentarios en este momento

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre
close Shopping Cart
close Shopping Cart

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Si no puedes acceder, intenta: Restablecer la contraseña